dar el pésame

 

El momento del consuelo

Cuando uno de nuestros amigos pierde a un ser querido es cuando más nos necesita. Los momentos del velatorio y el funeral son los más duros y siempre se agradece que haya un amigo a nuestro lado. En esos momentos no podemos hacer mucho por ellos, sólo estar allí para ofrecerles consuelo y darles una sencilla frase de pésame para que sepan que compartimos su dolor.

¿Cómo damos el pésame?

La forma de dar el pésame es distinta según la cercanía que tengamos con los amigos y familiares del fallecido, si tenemos una relación muy cercana las palabras deben ser personales y podemos recordar algo del difunto que traiga buenos recuerdos a nuestros amigos. Si tenemos que ir al funeral de alguien que no es muy cercano a nosotros podemos utilizar las frases tradicionales como «Te acompaño en el sentimiento» o «Lamento tu pérdida» que son breves, sencillas, y expresan todo lo necesario para esos momentos.

Dar el pésame en redes sociales

En los últimos años es muy habitual, además de dar el pésame personalmente a la familia, dejar un mensaje en las redes sociales dirigido al difunto. En estos casos el mensaje puede ser más creativo y podemos acompañarlo de alguna imagen evocadora o una foto que guarde relación con el fallecido. Las redes sociales del fallecido pasan a sus familiares por lo que el mensaje les llegará también a ellos.

Dar el pésame en el velatorio

Aunque ahora podemos dar el pésame de muy distintas formas y emplear medios como el teléfono o la mensajería instantánea, lo más adecuado es acudir al velatorio o el funeral y dar el pésame en persona.

Tus amigos agradeceran tu presencia a su lado y los gestos que acompañan las palabras de apoyo.

En el caso de que te sea imposible acudir al tanatorio una llamada para que escuche tu voz siempre será más cálida que un mensaje escrito.

Algunos consejos para dar el pésame

- Sé natural, breve y sincero. No intentes hacer frases elocuentes que desconcierten a tus amigos, unas cortas frases que expresen tus sentimientos serán suficiente.

- Sé comedido y no pierdas los nervios. Expresiones excesivas de llanto y dolor sólo los pondrán más nerviosos.

- Ofrece tu ayuda. Es posible que haya pequeñas cosas que puedas hacer para que estén más cómodos o para quitarles preocupaciones tanto en el día del funeral como en los siguientes.