frases para un fallecido

 

Frases para un fallecido

La pérdida de un ser querido es uno de los momentos más dolorosos de la vida y superar ese dolor no es sencillo. Las frases para un fallecido pueden ayudarnos a encontrar palabras para despedirnos en un momento en el que no es sencillo encontrar las adecuadas, también nos ayudan a reflexionar sobre los momentos que estamos viviendo y nos consuelan en el periodo de duelo. Te ofrecemos una pequeña selección de frases para un fallecido.

Frases para un fallecido: viviendo el dolor de la pérdida

El dolor no mejora con el tiempo. La herida sana y ya no sientes como si un cuchillo te estuviera atravesando. Pero cuando menos lo esperes, el dolor vendrá para recordarte que nunca serás el mismo.
Katie McGarry.

Llega un día en el que sonríes de nuevo y te sientes como un traidor. ¿Cómo te atreves a ser feliz? ¿Cómo me atrevo a ser feliz en un mundo en el que mi padre no existe?
Laurell K. Hamilton.

Tu ausencia me ha atravesado como hilo en una aguja. Todo lo que hago está cosido con su color.
W.S. Merwin.

El dolor se oscurece con el tiempo. Es el camino de las cosas. Llegará un día en el que sonreirás de nuevo.
Laurell K. Hamilton.

Las lágrimas son palabras que la boca no puede decir ni el corazón puede soportar.
Joshua Wisenbaker.

Aún hay un carbón que quema en mí. La mayoría de las veces, no lo noto. Pero de repente, se enciende la llama.
Maria V. Snyder.

No estoy triste, estoy sin ti y eso duele más. Danns Vega.No puedes morir de dolor, aunque se siente como si pudieras. Un corazón no se rompe realmente, aunque a veces tu pecho duele como si se rompiera.
Laurell K. Hamilton.

El dolor del duelo es como un invitado borracho, cuando parece que se ha marchado vuelve a darte un último abrazo.
Stephen King.

El dolor deja una marca demasiado profunda como para que se vea, una marca que queda fuera del alcance de la vista y de la mente.
Margaret Atwood.

En el templo hay un poema titulado “Pérdida” esculpido en la piedra. Tiene tres palabras, pero el poeta las ha tachado. No puedes leer pérdida, solo sentirla.
Arthur Golden.

Frases para un fallecido: el recuerdo a nuestro lado

Es mucho más oscuro cuando se apaga una luz de lo que hubiera sido si nunca hubiera brillado.
John Steinbeck.

Las lágrimas no son para las personas que hemos perdido. Son para nosotros. Para que podamos recordar, celebrar, extrañarlas y sentirnos humanos.
C.J. Redwine.

No existen las despedidas entre nosotros. Allí donde estés, te llevaré en mi corazón.
Gandhi.

Morimos tantas veces como perdemos a uno de los nuestros.
Siro.

Extraño una parte de mi, esa que se fue contigo.
Fer Dichter.

Decir adiós no significa nada. Es el tiempo que pasamos juntos lo que importó.
Trey Parker.

Cuando una persona desaparece, el resto del mundo parece estar vacío.
Pat Schweibert.

No son los días lo que recordamos, sino los momentos.
Walt Disney.

Entre las flores te fuiste. Entre las flores me quedo.
Miguel Hernández.

En algún momento de la vida, vas a perder a alguien con cuya ausencia no podéis vivir, y tu corazón se va a romper en mil pedazos.
Anne Lamott.

Frases para un fallecido: el consuelo del tiempo


¡Quédate quieto, corazón triste! y deja de quejarte; detrás de las nubes está el sol todavía brillante; Tu destino es el destino común de todos; sobre toda vida debe caer alguna lluvia.
Henry Wadsworth Longfellow.

El tiempo es un médico que sana todo pesar.
Diphilus.

Quien haya dicho que el dolor de la pérdida es menor con el tiempo miente. Cada vez los recuerdas menos, pero cuando recuerdas, te vuelve a doler y los extrañas de nuevo.
Kristin O’Donnell.

Todo intento de eliminar el duelo solo lo irrita aún más. Debes esperar hasta que es digerido y luego la diversión disipará sus restos.
Samuel Johnson.

El dolor compartido es un dolor disminuido.
Rabbi Grollman.

Quizás hay un límite para la cantidad de duelo que el cuerpo humano puede soportar. Como cuando añadimos sal en el agua, llega un punto en el que la sal ya no se absorbe.
Sarah Waters.

Me sentí mejor que antes de haber llorado, más triste, más consciente de mi ingratitud, más manso.
Charles Dickens.

No superarás la pérdida de un ser querido, aprenderás a vivir con ello. Sanarás y te reconstruirás alrededor de la pérdida que sufriste.
Elisabeth Klübler-Ross.

El tiempo no duerme los grandes dolores, pero sí los adormece.
George Sand.

El duelo es peculiar. Es como una ventana que se abre a voluntad. El cuarto se enfría y no podemos hacer más que temblar. Cada vez se abre menos y llega un día en el que nos preguntamos qué le pasó.
Arthur Golden.

Un corazón herido sanará en el tiempo y cuando lo hace, la memoria y el amor de nuestros perdidos serán sellados en nuestro interior para confortarnos.
Brian Jacques