cuidado camelias

 

El cuidado de las camelias

Las camelias son flores de invierno que florecen entre diciembre y febrero, aunque algunas especies pueden llegar a florecer incluso a principios de abril. Es una planta de tipo arbusto que sólo necesita unos cuidados muy básicos y que puedes cultivar tanto en macetas como sobre suelo en el jardín.

Es una planta que puedes tener en el interior de tu hogar sin problemas.

Sólo cuida de no tenerla en habitaciones con la calefacción puesta pues las camelias son muy sensibles al calor. Para un correcto cuidado de tus camelias en interior busca para ellas un lugar fresco y húmedo.

Flores de invierno

Las camelias son resistentes al frío y toleran bien estar en el exterior, sólo tienes que preocuparte si hace excesivo frío, fuertes vientos o excesivo calor. Es también una planta que necesita mucha luz, aunque es mejor evitar que los rayos del sol incidan directamente sobre ella para que no se queme.

En el cuidado de las camelias también es importante el tipo de tierra que usamos, pues crecerá mejor en un suelo con pH ácido.

El mejor abono para las camelias son los ricos en fósforo, hierro, potasio y magnesio. Utiliza el abono sobre todo en épocas de crecimiento.

Plantas de interior

Las camelias son flores grandes y vistosas que alegran los interiores en los fríos meses de invierno. Puedes tenerlas en macetas en el interior de tu casa, aunque si estás pensando en trasplantarlas, busca que sea a un lugar parecido porque es una planta que no se adapta a los cambios con facilidad y puede que sufra estrés cuando la cambias de sitio.

Como flor cortada es muy habitual encontrar camelias en centros de flores o en vistosos y elegantes ramos llenos de color.

Trucos para el cuidado de las camelias

  • Riega en abundancia las camelias durante el verano y de forma más moderada en invierno.
  • Reduce el riego sobre todo durante los meses de floración.
  • Utiliza agua tibia sin cal, si usas agua del grifo puedes añadirle un poco de vinagre.
  • Consigue flores más grandes dejando un sólo capullo por rama o brote. Si prefieres flores de camelia más pequeñas, pero en mayor cantidad puedes  conseguirlas dejando todos capullos.
  • La poda es una parte importante del cuidado de las camelias. Realiza la poda después de la floración, despuntando todas las ramas cortando por encima de la segunda o tercera yema, desde la inserción del brote.
Soy mayor de 14 y he leído y acepto la política de privacidad